miércoles, 13 de noviembre de 2013

Nietzche en el mundo geek.

La  influencia de Friedrich Nietzche en el mundo de la filosofía y las demás ciencias humanas y sociales es innegable; pero lo más seguro es que también nos hayamos topado con alguno de sus conceptos, en alguna obra de la cultura pop. Brevemente enunciaremos dos ejemplos de lo anterior; pero antes una rápida clase de filosofía nietzscheana.
Para efectos didácticos podemos dividir su filosofía en: La Transvaloración de Todos los Valores, que refiere a un cambio valorativo moral que después se extiende a los demás ámbitos (político, social, estético, etc.), en donde la forma moral fuerte del griego es sustituida por la moral débil de las religiones judía y cristiana, en una inversión vertical (lo bueno se vuelve malo y lo malo, bueno); La Voluntad de Poder, la cual es la pulsión intrínseca que posee todo lo vivo para ir más allá de sus limitaciones históricas y personales, en una manifestación de afirmación absoluta; La Muerte de Dios, que revela la falta de un fundamento existenciario en la vida humana, lo que resulta en que nada tiene valor, y al mismo tiempo, todo tiene valor; y El Superhombre, aquél que superará al hombre actual, posicionándose más allá del bien y del mal, al ser alguien creador de nuevos valores.
Dentro del gran orbe que es la cultura pop, podemos encontrar el referente nietzscheano en las siguientes obras, por si se quieren adentrar de manera más amena al pensamiento del alemán.

Video juego:Xenogears y Xenosaga: juego de Squaresoft (ahora Square-Enix) y la saga de Monolith Software, retoman mucho del pensamiento del germano, principalmente su noción de La Muerte de Dios y el Abismo Existencial que se destapa con ello. Asimismo, la búsqueda del Superhombre es una constante en los mismos, sobretodo en los tres juegos que componen Xenosaga; basta mencionar que llevan el nombre de tres de los libros del filósofo (La Voluntad de Poder, Más allá del Bien y del Mal, y Así Habló Zaratustra). Siendo el jefe final del tercer juego el mismo Zaratustra.

-Alan Moore: Uno de los más grandes escritores de comics actuales tiene mucho de Nietzsche en sus obras. Por un lado, en Killing Joke y Watchmen, Moore da una lección de realidad y del vacío existencial en boca del Joker, el Comediante, y Rorschach (el capítulo dedicado al él lleva por nombre "No mires al abismo", cita de Más allá del Bien y del Mal); quienes una y otra vez mencionan que todo lo acontecido en la realidad es por obra de la voluntad humana (cosas buenas y malas), y que no existe nada que sostenga al humano del fondo abismal cuando da cuenta de eso; el resultado de dicha revelación es: volverse loco (como Joker), ver todo como una gran broma cruel (como El Comediante) o surgir como alguien dispuesto a garabatear en un mundo donde la moral es una hoja en blanco (como Rorschach).
Por otra parte, junto con Neil Gaiman, estableció a Marvelman (Miracleman) como una especie de Superhombre, alguien que va por encima de la moral de cualquier ser humano. La historia es por demás cliché, pero es en el último momento que el superhéroe pasa a ser un superhombre; pues ya no necesita de la sanción de los demás para afirmarse así mismo en plenitud.
Así como éstos, existen muchos otros ejemplos en que la narrativa de una historia de comic, serie, videojuego o animación, se ve atravesada por la mano del filósofo alemán. Y, dada la vigencia que aún posee, lo más probable es que varios creadores lo sigan usando como referencia sus obras.